El Viaje del Descubrimiento

Artemis Racing © Sander van der Borch / Artemis Racing


Iain Percy solo puede ser regatista. Bronceado, con barba y con un acento híbrido internacional que suena en parte americano, en parte australiano y solo ligeramente británico, podría acabar de desembarcar en cualquier muelle del mundo. En lugar de eso, está en su casa adoptiva de Weymouth, preparándose para comerse el mundo en sus propias aguas en los Juegos de 2012.

Los Juegos Olímpicos han sido la plataforma de lanzamiento que ha llevado el nombre de este nativo de Southampton de 35 años de la vela a los aficionados británicos al deporte. Percy, que  comenzó a navegar con su familia cuando tenía seis años, ha ganado el oro en la clase Finn en los Juegos de Sydney en 2000 y en la clase Star en los juego de Beijing 2008. También ha competido en la clase Star en el campeonato de Europa, título que ganó en 2005 y 2009. Es campeón el mundo desde que ganó en Río de Janeiro el año pasado. Una victoria olímpica en 2012 seguro que añadiría el título de Caballero a la Orden del Imperio Británico que recibió por su oro de 2008.

Percy compitió en la America’s Cup por primera vez en 2005-07 como timonel del +39 Challenge, que terminó en un decepcionante noveno puesto. También se unió al Team Origin para el Louis Vuitton Trophy como parte de las regatas de la 33 America’s Cup y continuó con el equipo en el circuito de TP52. Espera que su último papel como táctico para el equipo Artemis Racing le ayudará a emular su éxito olímpico en este ilustre evento.

¿Qué tiene tan especial la America’s Cup?

Es un tipo de navegación muy técnico y táctico que requiere muchas habilidades parecidas a las de mi entrenamiento olímpico, por lo que obviamente me atrae mucho. Si vas a hacer algo para desafiarte a ti mismo de manera diferente, normalmente piensas en una regata oceánica, pero necesitaría aprender un montón de cosas nuevas. De esta manera, puedo participar en otro evento que requiere el tipo de navegación al que estoy acostumbrado.

¿Crees que los cambios en la America’s Cup han sido para mejor?

Definitivamente. Los viejos barcos de la America’s Cup, los monocascos, eran muy bonitos, pero a veces sentía como que había cuatro personas que no tenían mucho que hacer. A veces, te podías  haber tomado un café antes de virar. Con los nuevos AC45 no hay nada de eso. Vas a tope. Estamos corriendo por todo el barco, tomando decisiones y la tripulación está en el meollo de la acción. Me encanta eso.

¿Los barcos contribuyen a la emoción?

Sí creo que sí. ¿En cuántas de las antiguas regatas de la America’s Cup hemos visto una procesión de barcos durante una hora en la que nadie adelanta a nadie? De esta manera, eso no va a suceder. Encaja en la mentalidad de “vamos a por ello y a navegar duro” a la que estoy acostumbrado por mi experiencia olímpica. También significa que las regatas son lo suficientemente largas como para que haya un elemento táctico, lo que realmente me gusta.

¿Qué piensas de la nueva vela rígica del AC45?

Al principio estábamos muy preocupados por aprender a usarla. Pero en realidad es más fácil de controlar y usar que una vela normal. El viento no la manipula tanto. Y, dicho esto, si entra un viento de 35mph (56km/h), vas a tener que controlarla bien.

En la clase Star en la que navegas, sois tú y tu tripulante. ¿Cómo llevas trabajar como parte de un equipo mucho más grande en la America’s Cup?

Se trata de establecer nuevas relaciones. Necesitas asegurarte de que hay una actitud mental positiva entre todos, y que hay respeto entre todos y la gente se lleva bien. Si consigues esos elementos, puedes conseguir mucho. Un equipo con miembros que trabajan bien juntos y se comunican ganarán siempre a un equipo con más talento pero disfuncional.

Los AC45 están diseñados como preparación para los catamaranes AC72 más grandes. ¿Cómo se van a manejar con los AC72?

Cuando miras los AC45 y ves lo rápidos que pueden ser y el tamaño que tienen, puedes hacerte una idea de las velocidades que podrá alcanzar el AC72. Va a ser una máquina, pero también muy divertido. Y si vuelcas pues te caerás de un poco más alto. En un barco del tamaño de un AC72 vas a pensarlo muy bien cómo mantenerlo sin volcar.

¿Cómo es de importante la nueva imagen de la America’s Cup hacer de la vela un deporte para espectadores?

La vela tiene cierta imagen, y creo que no le hace justicia. La gente en el equipo olímpico comenzó en barcos de vela ligera muy baratos y empezar en el deporte es mucho más asequible de lo que la gente piense. Estos eventos ayudan a mostrar a la gente que puedes conseguir mucho del deporte, no importa quién seas. Hay aspectos técnicos, elementos tácticos y muchas otras cosas. Esa es la razón por la que hay gente que le gusta navegar y que siempre vuelven. Y esta es nuestra oportunidad para comunicar eso a una nueva audiencia.

- Richard Pendleton